Mitos sobre la sexualidad

Home » Blog Psicosedna » Blog Psicosedna » Mitos sobre la sexualidad
Mitos sobre la sexualidad
Los mitos sexuales son opiniones, que no están fundamentadas en ninguna teoría contrastada sobre la sexualidad.
Es muy importante tener en cuenta estos mitos en nuestras relaciones sexuales, ya que pueden actuar como causa de futuros problemas sexuales. Un mito se puede convertir en una creencia y por lo tanto afianzarse creando pensamientos que mantendrán los problemas sexuales. Se formarán estereotipos y prejuicios que podrán causar pensamientos de culpa, vergüenza y miedos irracionales.
Algunos de los mitos más frecuentes que pueden repercutir en la vida sexual del paciente son:
- La penetración en sexualidad es lo más importante
Las relaciones sexuales son mucho más que la penetración, y este mito puede llevar a la creencia de que si no hay una penetración  correcta y gratificante no habrá una relación sexual propiamente dicha. Puede crear insatisfacción y frustración.
- El tamaño del pene es muy importante
Está científicamente comprobado que esto es falso. La zona más sensible de la vagina se encuentra a dos centímetros de la entrada. Además los tejidos musculares de la misma se adaptan al tamaño promedio del pene. Además de no olvidar que el clítoris reacciona directamente al tacto y no es necesaria la penetración.
- El hombre siempre tiene deseo sexual
Hombres y mujeres no tenemos siempre deseo de tener relaciones sexuales, no depende del género. Depende de múltiples factores.
- Los hombres que se excitan analmente son homosexuales.
El punto de máxima excitación masculino se encuentra en el recto, a unos cinco cm del inicio de la pared frontal y se puede estimular a través del ano.
- La mujer debe esperar a que el hombre le proporcione el orgasmo.
Cada persona independientemente de su género, se ha de responsabilizar de su propio placer.
- Tras la menopausia la mujer deja de ser sexual.
Una mujer es sexual desde que nace hasta que muere, cambiamos y evolucionamos a lo largo de nuestra vida pero eso no significa dejar de ser sexual.
- Cuando un hombre pierde su erección es que no encuentra a su pareja sexualmente atractiva.
No tiene por que, hay múltiples causas para una disfunción eréctil.
- La relación sexual es siempre natural y espontánea. Planear tener relaciones sexuales hace que no se disfrute igual.
El disfrute sexual no tiene porque implicar espontaneidad.
- Es una desviación el tener fantasías sexuales de según que tipo.
Una fantasía es eso una fantasía y no implica una desviación ni si quiera una necesidad de realizarla en realidad. Es sólo una forma de crear deseo y excitación.
- Si mi pareja me quiere y me conoce debe saber que deseo sexualmente.
No somos adivinos, sólo se saben las cosas cuando se dicen. Hay que hacer demandas claras.
- Sólo se masturban las personas inmaduras, solitarias o las que no están satisfechas con sus relaciones sexuales.
Radicalmente al contrario son las personas activas sexualmente, que se dedican tiempo para disfrutar, se conocen bien y saben lo que quieren.
Después de exponer algunos mitos, lo interesante es reflexionar sobre ellos, y reflexionar sobre nuestra sexualidad. En una próxima entrada hablaremos de la terapia sexual, dentro de la cuál no se trabaja solamente cómo funcionan las relaciones sexuales en sí, si no también pensamientos, creencias y comunicación.

 

Beatriz Rodríguez Batlle

NºCol. 20093

Psicóloga especializada en clínica de Adultos y Terapia de Pareja.