¿Que son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades graves que tienen consecuencias físicas y psicológicas. Dentro de los TCA existen diferentes patologías, las más comunes son:

  • Anorexia: las personas que sufren anorexia se caracterizan por una preocupación excesiva sobre la alimentación y miedo a subir de peso. Tienen una imagen distorsionada de su cuerpo lo que les lleva a querer seguir bajando de peso aunque estén extremadamente delgadas.
  • Bulimia: se caracteriza por la presencia de atracones. Se considera un atracón una gran ingesta de comida en un tiempo limitado y la persona tiene la sensación de pérdida de control sobre la situación. En estas personas existe un gran miedo a engordar por lo que realizan conductas compensatorias como el vómito, uso de laxantes o ejercicio compulsivo.
  • Trastorno por Atracón: se diferencia de la bulimia en que no hay conductas compensatorias. Generalmente se trata de personas con sobrepeso.

Estas patologías tienen en común el miedo a subir de peso. El tema de la alimentación y el cuerpo se convierten en la preocupación principal de la persona y todo gira en torno a eso. En muchas ocasiones es difícil, por parte del entorno, poder detectar un TCA ya que no siempre hay un infrapeso o cambios bruscos físicos.

Otras muchas veces, existen problemas con la alimentación que no cumplen las características para el diagnóstico de un trastorno alimentario. No obstante, no se le debe restar importancia y es necesario poder reemplazar las conductas problemáticas para que no lleguen a ser un problema más grave.  Si la dieta y el cuerpo tienen una gran importancia en tu vida es probable que detrás exista un malestar psicológico.

¿Como trabajamos?

En Psicosedna te proporcionamos una educación acerca de una alimentación saludable y una terapia individualizada para trabajar los aspectos psicológicos y emocionales que están detrás de los problemas con la comida. La alimentación y el cuerpo son la expresión del estado psicológico y emocional.

El tratamiento consiste principalmente en tomar conciencia del problema y a partir de ahí trabajar las dificultades personales que han hecho que surja el problema y que se esté manteniendo en el tiempo.